La belleza y tecnología del Puente de Metlac fueron retratadas por Guillermo Kahlo en mayo de 1903.

El trayecto más desafiante e impresionante del ferrocarril mexicano fue el tramo que unía la Ciudad de México con Veracruz. La dificultad radicó en el diseño de un puente que cruzara una barranca con una longitud de 164.65 m y 115 m de profundidad en medio de un bello entorno tropical y accidentado.

Para el diseño y construcción de este puente se involucraron ingenieros mexicanos, franceses, estadounidenses y británicos. El 26 de abril de 1866 se colocó la primera piedra y la prueba de carga fue en julio de 1872 a cargo del ingeniero Bunchanan. A partir de 1970, el puente comenzó a presentar problemas de estabilidad por lo que fue necesaria la construcción de un nuevo puente.

Conoce más detalles de esta fotografía así como de la historia de este puente en la Mediateca INAH.

Ir al contenido